PASTAS

PASTAS

Solo
Solo
Todos los secretos para preparar deliciosas pastas caseras


Paso a paso el amasado con máquina de pasta familiar


Paso a paso la elaboración de pasta fresca empleando máquinas de pasta
Hoy es más común contar con máquinas de pasta manual en nuestras casas y casi diríamos que es fundamental tenerla ya que con ella se alivia trabajo y tiempo además de poder contar con la posibilidad de poder saborear con más frecuencia, pastas frescas casera.

Todas las masas que están publicadas en nuestro sitio, se pueden elaborar tanto con un amasado manual como con un amasado basado en máquinas de pastas.
Una de las diferencias radica en que, con el amasado que se realiza con las máquinas de pastas, la masa no necesita mucho descanso ni amasado manual ya que el mismo se realiza con la propia máquina de pasta.

Una vez elaborada la masa, dejarla 15 minutos descansando para luego comenzar con la fabricación de las pastas.

Para trabajar la masa con la máquina conviene dividirla en trozos pequeños, así se trabaja con más comodidad.
Tomar el trozo de masa enharinado y comenzar a pasarlo entre los rodillos por la graduación de mayor espesor, siempre ayudados con harina para que la masa no se pegue en los rodillos.

Una vez pasado por los rodillos, doblar la masa a la mitad y volver a pasarla.
Continuar repitiendo lo mismo, varias veces hasta lograr una masa elástica y pareja.
Generalmente con tres o cuatro pasadas son suficientes para obtener una masa homogénea.

Luego se continúa pasando por la máquina de pastas pero por graduaciones menores hasta lograr que la masa quede con la textura y el espesor deseado.

Damos a continuación algunos ejemplos para que les resulte más fácil a quienes no tienen práctica, y puedan ayudarse para lograr el grosor acertado de acuerdo al tipo de pasta que desean elaborar.

Masa para pastas rellenas. En este caso conviene que la masa sea fina, para que al rellenarla no quede muy grosera de masa.
Utilizar para ello la graduación fina, si bien es cierto, que depende un poco de cada máquina el espesor que da cada graduación, aconsejamos en un principio probar con la última graduación y si resultase demasiado fina, continuar con la siguiente.

Masa para tallarines gruesos. Para este tipo de pasta la masa debe ser un poco más gruesa que la anterior, aconsejamos por lo tanto una graduación más que para masa fina (pudiendo ser la penúltima).

Masa para tallarines finos. Se necesita una masa de mayor grosor que para los tallarines gruesos pudiéndose aplicar la graduación antepenúltima.

Como dijimos anteriormente, este es un ejemplo que puede ser aplicable tal cual o no, pero que cada uno debe comprobar con su propia máquina.
De todas formas si tuviesen que rectificar la graduación, va a ser por muy poco.

En el caso de los tallarines tanto finos como gruesos, una vez realizados se deben orear bien para un mejor resultado, siendo la forma mejor, colgándolos de un palo o de un aparato especial para este fin. Para ello, los tallarines no deben excederse de largo, ya que el peso los haría caer.
Una vez secos quedan como las pastas secas compradas. Se guardan en recipientes herméticos durante un tiempo.

Recetas relacionadas con este artículo
Copyright (c) 2001-2017 solopastas.com
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
De utilizarse nuestros contenidos, se deberá incluir un link visible a www.solopastas.com
Gracias por visitar solopastas.com, el recetario de comidas saludables más sabroso de Internet.
Política de Privacidad